¿Es recomendable la depilación láser durante la lactancia?

Actualmente aparecen una gran cantidad de mitos sobre la depilación láser en el momento de la lactancia y su peligrosidad, pero ¿es realmente tan perjudicial hacerse tratamientos con esta técnica de depilación durante la lactancia? ¿Y la depilación láser durante el embarazo?

¿Se produce incremento de pelo durante la lactancia?

Con total seguridad habrás oído hablar sobre el incremento de vello y pelo durante el embarazo, pero durante la lactancia también se incrementa este suceso a consecuencia de los trastornos hormonales que se producen.

Los 6 primeros meses de la lactancia son el momento en el que se produce tal incremento de pelo que puede hacerte pensar en recurrir a un tratamiento de depilación láser para luchar contra el crecimiento descontrolado de vello en tu cuerpo.

Una vez tu organismo comience a regular su producción hormonal, comenzará a caerse ese vello que se había producido en exceso volviendo a la normalidad.

En el caso de que tu situación sea de embarazo o de lactancia, nuestra recomendación es que esperes a que finalice esta etapa para retomar la depilación láser.

¿Se puede combinar la depilación láser con la lactancia?

Si te estás planteando un tratamiento con láser durante la lactancia debemos decirte que este proceso es 100% seguro. Sin embargo, como te comentamos anteriormente, es recomendable esperarse hasta que el vello que aparece durante este periodo desaparezca por sí solo una vez se regularicen los niveles hormonales. Si lo que quieres es mantener el tratamiento no debes preocuparte por tener algún tipo de efecto adverso ya que la depilación láser no influye sobre la lactancia.

Si en alguna ocasión te han comentado algo sobre la incompatibilidad del láser durante la lactancia seguramente te lo habrán justificado mediante la alteración de las hormonas en el tratamiento, sin embargo, son temas que no guardan mucha correlación entre sí. Las hormonas que influyen en el proceso de la lactancia son principalmente la prolactina y la oxitocina, mientras que las que influyen en el crecimiento del vello son los andrógenos y estrógenos. Por lo tanto, el mito de que el láser es perjudicial durante la lactancia se desmonta radicalmente ya que los tratamientos con láser no afectan a las hormonas implicadas en la lactancia.

Tras realizar una investigación en webs especializadas en lactancia como, por ejemplo e-lactancia, se hace hincapié en que no existe ninguna prueba o evidencia a nivel científico que muestre que los métodos de depilación como el afeitado, electrolisis y las diferentes técnicas de depilación con láser (alajandrita, diodo, neodimio, fotodepilación) sean incompatibles durante el proceso de lactancia.

Tampoco hay pruebas de que estos tratamientos sean menos efectivos durante la lactancia al encontrarse el vello en una etapa telógena, ni se producen decoloraciones a consecuencia de la producción de hormonas durante la lactancia.

Por otro lado, los tratamientos con láser no inciden demasiado en la piel, tan solo unos 2 milímetros, por lo que es totalmente improbable que provoque algún efecto adverso sobre la glándula mamaria.

Recomendaciones si te realizas láser durante la lactancia

Nuestras recomendaciones para realizar tratamientos con láser durante la lactancia son las siguientes:

  • Debido a que, durante el embarazo y la lactancia la sensibilidad aumenta, deberás considerar el uso de algún tipo de crema anestésica antes de realizarte el tratamiento con láser.
  • Otro detalle a comprobar antes de realizarte el láser es revisar si durante la lactancia tu piel se ha vuelto más irritable tras una sesión con estás técnicas de depilación.

Conclusión

En conclusión, puedes permanecer tranquila, la depilación láser no ocasionará ningún tipo de consecuencia sobre la calidad o cantidad de leche durante la lactancia.

Por lo que la depilación láser y la lactancia son 100% compatibles.

Deja un comentario

whatsapp